viernes, 13 de octubre de 2017

RESCATAN UNA BOA ENVIADA POR MENSAJERÍA Y DOS AVES A LAS QUE LES CORTARON LAS ALAS

ANIMALES ESTÁN AHORA AL CUIDADO DE LA CVC


Los tres animales fueron recuperados en Buga. Las aves son una pigüa y una lora. Esta última está tan humanizada que no podría sobrevivir en el bosque por lo que no podrá ser liberada. Se analiza el futuro de los otros dos animales. 


B-346, Buga 13 de octubre de 2017

Una boa que fue enviada por una empresa de mensajería y dos aves a las que les fueron  cortadas las alas para impedir su vuelo fueron rescatadas en casos aislados en el municipio de Buga. Ahora los animales están al cuidado de los expertos de la CVC.

En el primer caso, una boa constrictora juvenil fue hallada por empleados de una compañía de mensajería cuando verificaban una encomienda recomendada como ‘artículo valioso’ y que fue enviada desde el municipio de Piedecuesta, Santander hasta Guadalajara de Buga.  Al percatarse de que se trataba de una serpiente procedieron a llamar a la Policía Ambiental cuyos integrantes la trasladaron a las instalaciones de la CVC regional Centro Sur.

Tras una valoración preliminar, profesionales de la CVC regional Centro Sur determinaron que está en buen estado y la trasladaron al Centro de Atención y Valoración de Fauna Silvestre San Emigdio de la CVC en el municipio de Palmira, donde se definirá si puede ser devuelta a su hábitat natural.

De otro lado, un ave conocida como pigua fue llevada por un particular a la CVC con sede en Buga, donde después de valorarla se confirmó que tiene dos hematomas en los extremos de sus alas. Según los profesionales de la Corporación, el ave era víctima de maltrato pues al parecer la tenían como mascota cortándole sus alas y cauterizándoselas para que no volara. 

En un último caso, luego de observar que un habitante de la calle llevaba una lora cheja, al parecer para comercializarla, un funcionario de la alcadía de Buga la rescató y la trasladó a la CVC.

Profesionales de la Corporación la examinaron e indicaron que la lora tiene las alas cortadas pero que fuera de esto cuenta con buena salud. Sin embargo, muestra signos de improntación, es decir, está domesticada motivo por el cual no podrá ser devuelta a su hábitat natural. Las tres especies reciben tratamiento veterinario en el Centro de Atención y Valoración de Fauna Silvestre San Emigdio, de la CVC.

La fauna silvestre debe permanecer en su hábitat. Traficar o comercializar fauna silvestre es un delito castigado por la Ley y pone en riesgo la salud.
Síganos en Twitter @CvcAmbiental, en Facebook CVCambiental y en nuestros canales youtube.com/informativocvc oyoutube.com/cuentosverdes y en Instagram como cvc-ambiental
Redactó: Idaly Herrera Briñez, Comunicaciones CVC, Tel. 2374510, ext. 2427
Revisó: Hugo Girón-Hermann Bolaños-Beatriz Canaval


0 comentarios:

Compartelo

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More