viernes, 27 de octubre de 2017

ESTOS SIETE NEGOCIOS VERDES REPRESENTAN AL VALLE EN BIOEXPO

PRUEBAN QUE SE PUEDE PROSPERAR Y SER SOSTENIBLES

Bioexpo Colombia es la más grande feria de oferta y demanda de bienes y servicios verdes del país con opciones de negocio a escala regional, nacional  e internacional. Esta séptima versión de Bioexpo se realizará en Barranquilla del 26 al 28 de octubre en el Centro de Eventos ‘Puerta de Oro’ donde habrá más de 80 expositores nacionales e internacionales

B-359, Cali 27 de octubre de 2017

Una finca donde pueden verse hadas, duendes y gnomos al tiempo que se recibe educación ambiental, huevos de gallina que pueden corretear por pastos, panela orgánica producida por 48 familias organizadas en una región de alto interés ambiental, frutas y café orgánicos y ecoturismo de naturaleza son algunos de los exitosos negocios verdes que representan al Valle en Bioexpo Colombia Caribe 2017.

Bioexpo Colombia es la más grande feria de oferta y demanda de bienes y servicios verdes del país con opciones de negocio a nivel regional, nacional  e internacional. Esta séptima versión se realiza en Barranquilla del 26 al 28 de octubre en el Centro de Eventos ‘Puerta de Oro’ donde habrá más de 80 expositores nacionales e internacionales.

El Valle está representado por siete negocios verdes: el primero es la Asociación de Paneleros de Atuncela- Aspat. “La región de Atuncela fue identificada  como un ‘hot spot’ en cuanto a biodiversidad por sus condiciones de brillo solar y precipitaciones entre otros factores, pero justo allí había una multitud de trapiches familiares que quemaban madera del bosque como combustible y a veces hasta llantas usadas”, relata Carlos Hoyos, biólogo y responsable de la Ventanilla de Negocios Verdes de la CVC.

Pero luego de mucho trabajo y acercamiento a la comunidad, la CVC logró cambiar su forma de trabajo. Hoy, con el concurso de otras entidades que se sumaron a CVC, se logró la consolidación de un único trapiche comunitario y ecológico perteneciente a 48 pequeños agricultores productores de caña y panela orgánicas y sus derivados. El trapiche funciona con bagazo de caña como combustible y sus productos se promueven a nivel nacional. Ahora estas familias asumieron el liderazgo como productores sostenibles y proyectan negocios alternos como el desarrollo de turismo de naturaleza en la zona. Tuvieron muy buen puntaje  en la evaluación de la CVC, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible con recursos de la Unión Europea.

Otra experiencia es Bichacue-Yath, una finca ubicada al lado del Centro Cultural la Leonera, zona rural de Cali. Tiene menos de una hectárea y pertenece a un artista y educador ambiental quien ha creado senderos interpretativos en los que se enseña de medio ambiente y al tiempo de  mitos como hadas, duendes, gnomos, la Pata Sola y la Pachamama representados en esculturas. Además hay avistamiento y registro de alrededor de sesenta especies de aves e implementación de bio-tecnología como recurso para el aprendizaje e intercambio de saberes.

El Autentico Huevo de Campo, por su parte es una producción de huevos de gallina en pastoreo, que pueden deambular  y gozan de una alimentación basada en maíz, sin la adición de agentes nocivos para la salud de aves y humanos. Se ubica en Jamundí y tiene ya un millar de gallinas. Gracias a la calidad del producto ya vende en grandes superficies. Hay cinco familias más que se han unido a él en la metodología de producción de huevos de gallinas en libertad.

En el municipio de Buenaventura está la Fundación San Cipriano, que trabaja en el ecoturismo sostenible sobre los ríos San Cipriano y Escalerete. Antiguamente esta comunidad aprovechaba el bosque pero al declararse el sitio como reserva tuvieron que cambiar sus prácticas. “Ellos mismos dicen que el punto de quiebre fue una inversión del Fondo Participativo para la Acción Ambiental de la CVC. Luego la misma comunidad empezó a tocar puertas en la Gobernación, alcaldías incluso consiguieron aportes del Usaid, y mejoraron y se organizaron mucho”, dice Hoyos. Añade que el gracias al trabajo de la comunidad la reserva se encuentra en muy buen estado y es en esta región  de donde sale el agua para el consumo de Buenaventura.

En Buga se encuentra la Asociación de Productores de Fruta de la Zona Media de Buga- Aprofrum. Se trata del negocio de producción, transformación y comercialización de frutas y otros productos agropecuarios. Cultivan, recolectan y comercializan principalmente mora, lulo, tomate de árbol, banano, granadilla, plátano y hortalizas. "Ellos  van en representación de toda la red de mercados agroecológicos una creación de CVC que los apoyó en sus inicios a principios de los años 2000. Ahora buscan un modelo de Garantía Participativa para no necesitar certificación de terceros, un modelo que ya funciona en países como Brasil”, dice el biólogo.

También representará al Valle la Asociación de Pequeños Cafeteros de la Marina- Asopecam, una organización comunitaria campesina, productora de café orgánico, ubicada en Tuluá y que cuenta con certificado de Ecoser. Han logrado exportar por si mismos sin apoyo del gremio cafetero.

Por último está el Hotel Maguipi, que practica el ecoturismo sostenible en playas del Pacífico vallecaucano,  incluyendo avistamiento de ballenas, senderos interpretativos y se preocupan por conservar la línea sostenible al punto de usar residuos plásticos de las playas y convertirlos en madera plástica para fabricar muebles para el hotel.

Todas estas experiencias  fueron evaluadas y calificadas con la matriz del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible para negocios verdes y en estos momentos muestran lo mejor de la producción sostenible del Valle en Bioexpo.  

Síganos en Twitter @CvcAmbiental, en Facebook CVCambiental y en nuestros canales youtube.com/informativocvc o youtube.com/cuentosverdes y en Instagram como cvc-ambiental

Proyectó: Hermann Bolaños

Revisó: Carlos Hoyos –Beatriz Canaval 

0 comentarios:

Compartelo

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More