jueves, 20 de octubre de 2016

EN EL PARAÍSO DE EFRAÍN Y MARÍA HAY UN MAMEY DE 200 AÑOS



ES AÚN MÁS ANTIGUO QUE LA CASA DE LA HISTÓRICA HACIENDA



Este árbol bicentenario hace parte del paisaje que inspiró a Jorge Isaacs y cuya descripción constituye el principal atractivo de esta novela. Profesionales de la CVC recuerdan la importancia de proteger y conservar estos árboles históricos. 
 
B -327, Buga 19 de octubre de 2016

La Casa Museo Hacienda El Paraíso ubicada en el municipio El Cerrito en el Valle del Cauca, es uno de los destinos turísticos favoritos de los visitantes a la región, especialmente por ser escenario de la novela cumbre del romanticismo latinoamericano: María, de Jorge Isaacs, que cuenta la historia de Efrain y Maria, uno de los dramas de amor más famosos de la literatura colombiana.

Por su tema y estructura, María conserva todas las características del modelo francés de novela sentimental, pero su gran originalidad consiste en que pone por primera vez como escenario el ambiente y naturaleza de Latinoamérica. Alberto Silva Scarpetta, un reconocido historiador y periodista del Valle manifiesta que “estando uno en El Paraíso se da cuenta en qué se inspiró Jorge Isaacs para escribir su novela La Maria. Aquí, a parte de su talento, se le dio gran parte de los elementos que necesitaba para escribirla, como la fauna, la flora y el paisaje”.

“La especies arbóreas que existen en la hacienda seguramente fueron gran fuente de inspiración para el escritor, como por ejemplo un árbol de mamey que es tan imponente que solo acercándose a él se da uno cuenta de su magnitud, pues sobrepasa la edad de la misma casa, es decir, que cuenta con más de 200 años de antigüedad”, expresa Silva Scarpetta.

En la hacienda, situada en inmediaciones de la Cordillera Central, se hace obligatorio admirar la majestuosidad de la naturaleza, donde llaman la atención sus esplendorosos árboles de diferentes especies, como samanes, madroños y rosales. Desde el inicio del recorrido, lo primero que se observa son sus hermosos jardines y su estilo colonial que hace rememorar, en la mente de los visitantes, la historia de amor que fue inspirada en la hacienda y en la belleza de la naturaleza que la rodea.

“Con el solo hecho de pensar que este árbol de la especie mamey lleva más de dos siglos en pie, nos inspira un profundo respeto hacia la naturaleza”, añade el historiador y periodista Vallecaucano Silva Scarpetta.

“Estos son árboles notables que indudablemente están asociados con nuestra historia, por esto el valor y la importancia de continuar con la promoción de acciones de reforestación y conservación en el Departamento”, resalta por su parte Henry Trujillo, Ingeniero Forestal de la CVC.

Este gigante que ha vivido casi dos veces lo que puede llegar vivir un ser humano y que ha sido testigo silencioso de buena parte de la historia de esta emblemática hacienda, inspira entre quienes lo conocen, amor y respeto por la naturaleza y la consciencia de que debemos proteger y conservar nuestros árboles y en especial estos ejemplares históricos, que en este caso dan vida a este escenario de una historia de amor eterno y del tesoro romántico que guarda el Valle del Cauca.

Síganos en Twitter @CvcAmbiental, en Facebook Cvc Ambiental y en nuestros canales youtube.com/informativocvc o /cuentosverdescvc

Proyectó: Idaly Herrera Briñez, Comunicaciones CVC, Tel. 2379510 Ext. 2427
Revisó Hermann Bolaños y Wilson García


0 comentarios:

Compartelo

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More